San Miguel de Arcangel

Soy un embajador para el día sábado

Aquí están ámbas definiciones simples de la palabra “embajador”, 1) Un diplomático acreditado enviado por un país como su gerente oficial a un país extranjero, y 2) Un individuo que trabaja como gerente o promotor de una actividad específica. Los embajadores tienen la posibilidad de ser designados por gobiernos, compañias o grupos sin ánimo de lucrar para representar y fomentar ideas. Los embajadores además tienen la posibilidad de ser autoproclamados, y observamos a varios embajadores autoproclamados para inmensidad de ideas por toda la web. Cuando la gente tienen una misión, un objetivo o un llamado que los impulsa, su entusiasmo con pasión los transforma naturalmente en embajadores, lo sepan o no. Me transformé en embajador para el día de reposo, el séptimo día de reposo, como se detalla en el Cuarto Mandamiento a inicios de 2007. En ese instante comencé a coleccionar historias de personas de todo el planeta que guardan el Sábado del séptimo día a su forma, construyendo sus propias tradiciones familiares y creciendo en las distintas maneras de observancia. He seguido coleccionando historias desde ese momento mientras crecía mi propio nivel de observancia. La observancia significa lo que un individuo hace y lo que se abstiene de llevar a cabo para respetar el Día de Reposo, realizándolo exclusivo y diferente a todos los otros días de la semana. El sábado se sabe universalmente como el séptimo día sabático porque la semana del calendario empieza el domingo, lo que provoca que el sábado sea el séptimo y último día de la semana. Este artículo no tiene que ver con cómo almacenar el Día de Reposo de alguna forma, deduciendo que todas las otras formas son incorrectas. No, este artículo tiene que ver con cómo comparto mi propio entusiasmo como embajador para el día de reposo, de esta forma como las historias entusiastas que me dieron otros. Verdaderamente, cada individuo que reserva tiempo el viernes durante la noche y/o el sábado para llevarlo a cabo diferente y particular de todos los otros días está empezando a continuar las expresiones del Cuarto Mandamiento de la Biblia. Los Diez Mandamientos son dados dos ocasiones en la Toráh, las expresiones dadas a Moisés en el Monte Sinaí. Los primeros cinco libros de la Biblia son una traducción de las cartas hebreas escritas en la Toráh, tal es así que eso es lo que la mayor parte de los angloparlantes saben sobre los Diez Mandamientos, introduciendo lo que saben en relación al Cuarto Mandamiento. La mayor parte de nosotros entendemos que está en la lista, que es el cuarto en la lista, pero no siempre ofrecemos mucha consideración a eso que significa en nuestras vidas actualmente. La mayor parte de los otros mandamientos son más simples de comprender y practicar que el Cuarto Mandamiento. Es algo enigmático para bastante gente de todo el planeta. La palabra hebrea que pronunciamos SHA-BAHT’ o SHA’ -BISS significa “fin, cese, descanso” que es una palabra correcta para el séptimo o último día de la semana. No obstante, cuando estudien el Cuarto Mandamiento en algún Biblia de su selección, van a descubrir que el punto que Dios le está realizando a Moisés y que Moisés está transmitiendo al resto de nosotros es que debemos comprender que mientras la semana está finalizando, nos encontramos obligados a “terminar, cesar, reposar” de alguna forma nosotros. Una lista de los Diez Mandamientos hace aparición en dos sitios diferentes en la Toráh, y usted tiene la posibilidad de encontrarlos en su Biblia en Éxodo 20:1-17 y Deuteronomio 5:4-21. ámbas listas son sutilmente diferentes según lo escrito, pero el punto hecho en relación al Cuarto Mandamiento es claro en las dos lecturas. A los humanos se les dice que detengan algunas ocupaciones y comiencen otras para un día particular. Mi misión como Embajador del Día de Reposo Sabático es comunicar mi entusiasmo acerca de cómo lo observo y cómo otros lo observan. Si me hubieras hablado hace cinco años, habría dicho algo totalmente diferente de lo que te diría hoy. Mi observancia del Día de Reposo se está expandiendo porque estoy experimentando provecho. Si vuelvo y hablo con la multitud que entrevisté hace un año, les garantizo que sus historias van a ser diferentes en este momento además, porque hallar nuestras formas de comprender y continuar las normas del Cuarto Mandamiento es un viaje exclusivo para cada individuo, cada familia y cada congregación. Nadie tiene un viaje que se parezca al mío, ni el mío como el de ellos. Eso es lo que

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *