San Miguel de Arcangel

Similitudes entre Cristiano-Nueva Era

Es una lástima que los Cristianos y los de la Novedosa Era estén irreconciliablemente divididos en asuntos doctrinales. De todos modos, nos parecemos bastante más de lo que se ve. De hecho, tendríamos la posibilidad de ser los socios más cercanos. Considere nuestra antipatía compartida hacia la religión mundial de hoy y su sacerdocio, y nuestra persecución de parte de la misma. Lo que los cristianos identifican como “humanismo secular”, los New Agers llaman “materialismo racionalista”: los investigadores, académicos, gobernantes gubernamentales y instrumentos sociales para informar y comunicar que dirigen la sociedad de la cual formamos parte y ridiculizan algún cosa que contrarresta los estereotipos contemporáneos. Hace algunas décadas no se consideraba descortés o impolítico burlarse de forma pública de judíos y negros; por otro lado, actualmente un comentario antisemita o anti-negra es reprendido de manera rápida. Pero todavía de esta forma, el juego limpio son los cristianos, los de la Novedosa Era, los musulmanes chiítas – alguien, de hecho, cuyas creencias son un poco diferentes. No deberíamos tolerar esa mierda, como tampoco los judíos y los negros. Pero lo modificaron, y la manera en que lo hicieron fue poniéndose parado, sacudiendo los puños y diciéndole a la sociedad generalmente que se retiraran de sus casos. Pero nosotros los cristianos y los de la Novedosa Era difícilmente tenemos la posibilidad de mencionarle a la sociedad que nos dejemos de lado si aún nos encontramos en la garganta de los demás; si no, nos exponemos hipócritas y precisamente merecemos el oprobio que la sociedad nos da. Cristianos y de la Novedosa Era además están unidos por nuestro profundo respeto por la vida. Para bastantes Cristianos esto es simbolizado por el movimiento del Derecho a la Vida, y para los de la Novedosa Era por el activismo ambiental. Note que el impulso es fundamentalmente el mismo; sólo nos encontramos patrullando diferentes sectores. Y ese impulso es uno de decir:”¡Para un minuto! Los cristianos y los de la Novedosa Era son la conciencia de esta era, nosotros somos los que nos encontramos apuntando que el cariño, la alegría y la compasión de alguna forma se están perdiendo en esta barajadura. Y de esta forma llegamos a otra similitud: nuestra cree compartida por los valores morales y espirituales sobre los materiales. Tanto los cristianos como los de la Novedosa Era son muy conscientes de que nuestros dirigentes nos están mintiendo por medio de sus dientes, que toda la composición popular y política es una patraña. Los cristianos tienden a conocer el ámbito como la obra de Satanás, en tanto que los de la Novedosa Era lo ven como la obra de la codicia y la estupidez. Más allá de que se esfuerzan activamente por reformar la sociedad, los dos admiten que la verídica guerra está dentro de nosotros mismos: el propósito primordial en la vida para esos en los dos bandos es controlar las tentaciones de Satanás o la testarudez del ego dentro de nosotros. Al apartarse de la definición de lo que es deseable en la sociedad, tanto los cristianos como los de la Novedosa Era se están sintonizando con las resoluciones espirituales a los inconvenientes de la vida. La sociedad nos dice:”¡Más y más y más y más!” Tanto los cristianos como los de la Novedosa Era nos responden:”¡Ya basta! Por otro lado, seguimos actuando como si fuéramos mejor divididos. Y si el separatismo y el elitismo es donde nos encontramos, entonces a lo mejor sería mejor que me acerque con un pensamiento diferente, ajustado a cada uno por separado. UNA PALABRA A LOS CRISTIANOS: A los de la Novedosa Era no nos importa especialmente que nos caractericen como cabezas huecas, o inspirados por el diablo. Recordarán que la más reciente acusación además fué apuntada a sus propios predecesores en numerosos instantes y sitios, y a los de la Novedosa Era no nos atrae ser arrojados a los leones más que a ustedes. UNA PALABRA A LOS NUEVOS AGENTES: Si nos brindamos como clarividentes, entonces destruyamos nuestro asentimiento simple a las distorsiones de los instrumentos sociales para informar y comunicar y demos un mejor ojo al criterio católico. Tomemos, entre otras cosas, el argumento creacionista versus evolucionista. Asi sea que estemos en concordancia o no con el creacionismo, precisamente es una creencia válida, no menos válida en el sentido último que la creencia evolutiva. No puede ser impugnada por ridículo, y no hay forma de que logre ser refutada – o la teoría de la evolución verificada – en un sentido apodicta y matemático. Los cristianos tienen razón al insistir en que si la teoría evolutiva será enseñada en las academias públicas, entonces debería ser enseñada como una

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *