San Miguel de Arcangel

Representación de la Santísima Pasión de Nuestro Señor Jesucristo en Bertamiráns

Un nuevo lugar, un nuevo día. En esta ocasión los miembros de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel siguieron las huellas de Cristo hasta Bertamiráns, donde un sacerdote espectacular, nos recibió con los brazos abiertos. Don Jose Luis, un ejemplo, y desde ahora, un amigo para todos nosotros.

En la Iglesia nos encontramos la mayor sorpresa. El público, en esta ocasión era bastante peculiar. Lo digo, porque aparte de los adultos, a los que ya estamos más acostumbrados, la mitad de la iglesia estaba llena de niños y niñas que esperaban ansiosos a que empezara la función. Una función que, en esta ocasión les iba a sorprender, porque no verías payasos, ni cuentacuentos, ni les íbamos a cantar como en un concierto. Iban a conocer: La Pasión de Cristo”

Una historia real, tan real como cruel, y tan cruel como maravillosa. Una historia que no iba a ser un cuento más de los muchos que conocen.

¡Como contemplaban todos esos niños a ese Jesús apresado a traición en la noche con el falso beso de Judas. Como Pedro lo negaba tres veces y luego cruzaba su mirada con la de Jesús. Como lo juzgaban injustamente Pilato, Herodes, Caifás y el Sanedrín… ¡Que terrible historia para que un niño la comprenda! ¿Cómo un niño puede comprender la maldad del hombre que creyéndose dueño y señor de todo se atreve a condenar a Jesús a una muerte de cruz?