San Miguel de Arcangel

Memoria de la Representación de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo en Mugardos y Neda

La mañana se presentó apacible. El Señor nos regaló un día soleado que invitaba a llevar a cabo la Santa Pasión con especial entrega. En Mugardos por la mañana y en Neda por la tarde, ya eramos conocidos y fuimos recibidos con gran cariño. Don Casimiro y Don Juan Antonio nos acogieron en sus parroquias con gozo y con la preocupación sana y honrosa del que quiere que todo esté dispuesto y que todo salga bien. La verdad, solo podemos tener palabras de agradecimiento para estos magníficos sacerdotes que nos regala el Señor.

Y como siempre, se prepara todo en la iglesia: los bancos que se apartan, las cruces que bajan del camión, (¡si, del camión, este año teníamos un supercamión donde traíamos todo pulcro y recogido!), coloca la silla de Pilatos y la de Herodes del otro lado, ah, y no te olvides de las uvas, y de las jarras; por favor, que alguien revise tienen agua. El trajín del montaje da lugar al trajín de la propia representación, ¡ los personajes, que me los han cambiado! , pero cuando la música comienza, ya no somos exploradores sinó que somos partícipes de la Historia Mas Grande Jamás Contada: La Pasión y Muerte del Señor Jesucristo.

El Señor sufre en Getsemaní, sus lágrimas son de sangre, su clamor, el del hombre que se ve perdido, su fé, la fe infinita del Hijo que se entrega a la voluntad del Padre: ¡Hágase tu Voluntad y no la mía!.