San Miguel de Arcangel

Manteniendo una distancia de la religión

Una razón primordial por la cual la evolución es creída por varios es porque lo que se estima que es la opción, la religión, es temida, temida e impensable. Y es verdad que los adelantos investigadores sólo sucedieron porque el saber fue arrancado de las garras autocráticas de la religión. Nuestra era de extraordinaria tecnología vino a costa de una enorme persecución y nos sacó de la cueva y de las bancas a la luz (fluorescente). La memoria del oscurantismo clerical fué remachada en el inconsciente humano. La religión – y por organización algún cosa paranormal o espiritual – es rechazada fuera de control porque está relacionada con dogma, prejuicio, charlatanes y confinamiento moral, no con apertura y avance intelectual. La religión y la metafísica son vistas como retroceso, capitulación y rendición. Si observamos hacia atrás, los dioses y credos que se usaron para argumentar los vacíos de conocimiento del pasado fueron desechados uno tras otro por la marcha de la ciencia. Por eso es un paso simple desde ahí para deducir que si hay algo que no entendemos, la ciencia materialista va a venir al salve. Hay una asignatura ahí, en concordancia, pero de nuevo, un grano de arena no debería transformarse en una montaña. Visto que descubrimos que la patología podía ser ocasionada por gérmenes y no por escatimar en los diezmos, no es razón para suponer que no hay ninguna barrera al conocimiento. Los humanos son finitos, el universo es infinito. Nos encontramos limitados por definición. Visto que descubrimos la rueda no es prueba de que un día vamos a ser omniscientes, como tampoco lo es la capacidad de un perro para voltearse al mando, lo que revela que algún día va a hacer cálculo.como demostró la mecánica cuántica, la verdad no es física.como criaturas físicas siempre vamos a ser perros realizando trucos lujosos. Sí, deberíamos evaluar los parámetros con nuestras ciencias para toda la vida, pero simultáneamente ser lo bastante sabios como para ver que hay parámetros. En relación a la controversia de los orígenes, los materialistas asumen que algún cosa que no logre ser enjaulada, empujada o inspeccionada con un instrumento y llevada a cabo hasta el decimal veinte debe ser rechazada. Pero en su prisa por escapar de lo espiritual a los brazos de la evolución, los materialistas dejan atrás los rigores del procedimiento científico – no hay visualizaciones, experimentos o conjeturas aplicadas como prueba de que la vida surgió de la materia no viviente y que las criaturas tienen la posibilidad de transmutarse unas en otras. Además, la lógica y la prueba abandonan el materialismo en el nivel primordial de la verdad y cuando se aplican a la controversia de los orígenes.como he explicado previamente, el materialista consigue parámetros y debe abandonar las cuestiones sin respuesta sobre las primeras causas. No alcanzó ninguna posición intelectualmente ventajosa en absoluto al dejar a los dioses y desvanecerse sobre la materia. Admitir la ignorancia y la incapacidad o admitir el intelecto más allá de nuestra necesidad no supone que debemos volver a las edades oscuras o empezar a sacrificar corderos, volarnos en una Jihad o besar las botas de los dirigentes de la iglesia. El mal, el padecimiento y la injusticia en el planeta tampoco previenen una sabiduría subyacente. Si hay dimensiones, poderes, intelecto y propósito más allá de nuestra comprensión, está bien. Sólo supone que debemos tragarnos una píldora para el ego amargo y aceptar parámetros o que la navegación sólo puede ser viable por otros medios que no sean microscopios y telescopios. Los evolucionistas tienen que tener precaución de no ser víctimas de lo que les repugna y mantenerse ciegamente aplicados a un santuario ideológico sin importar la prueba. Lamentablemente, en su celo por huír de la irracionalidad percibida de la religión, los evolucionistas cavan agujeros irracionales bajo sus propios pies con palas de fe, prejuicio, intolerancia y también estafa. Biografía del autor: El Dr. Wysong es un médico y cirujano veterinario, facultad i

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *