San Miguel de Arcangel

La Tara Verde y la Tara Blanca

Aunque comunmente no pensamos en dioses y deidades cuando pensamos en el budismo, el hecho es que hay dioses y diosas simbólicas en algunos métodos de costumbre budista. Esto es más visible en el budismo tibetano, donde la diosa Tara hace aparición con continuidad en símbolos e imágenes. Esos apasionados en el tema del budismo tibetano precisamente se beneficiarían de una observación más cercana a esta diosa en especial. Tal navegación ayudaría a abarcar mejor lo que ella representa. De esto, además se puede derivar una comprensión más clara de lo que representa el budismo tibetano. Tara se considera una “diosa salvadora” que impacta a los budistas en varios escenarios diferentes de su historia. Tal faceta la transforma en la de mayor relevencia de todas las diosas del budismo tibetano. Los mantras que integran su nombre están entre los mantras más repetidos en todo el Tibet. Esto por sí solo puede ofrecer una perspectiva impactante de el reconocimiento e consideración de esta diosa en la costumbre y el estudio del budismo tibetano.como con otras deidades, Tara está concebida como un cierto simbolismo. De manera específica, ella simboliza la virtud y la compasión. Estos son dos atributos necesarios para el avance de la iluminación, por lo cual ella es una diosa considerada una guía escencial para esos que quieren buscar el sendero hacia la iluminación espiritual eterna. La Diosa Tara comunmente está relacionada con el triunfo y el logro. En esencia, ella simboliza la obra de vida de un budista puesto en compromiso y piadoso. En tanto que Tara sí hace aparición en otros métodos de budismo, ella es muchísimo más activa en el budismo tibetano donde toma la extensión añadida de una deidad de meditación. Al meditar en el criterio de la Diosa Tara, uno esperaría conseguir inteligencia y perspicacia sobre la condición humana y cómo superar como un ser más totalmente llevado a cabo. (Esto contribuyó a la imagen de ella como salvadora) Ya que los humanos son criaturas complicadas, el criterio de la Diosa Tara se distribuye en muchas personificaciones diferentes. Sí, además hay una dualidad presente con el simbolismo de la Diosa Tara. De manera específica, hay una Tara Verde y otra Blanca. De todos modos, hay otras formas (y colores) en las que la Diosa Tara encarna. Frecuentemente, son estas dos variedades de la diosa las que se piensan las más impresionantes para los adoradores. Esto se origina por lo que representa cada modalidad de color. De manera específica, la Tara Blanca es un símbolo de compasión y calma. En ocasiones el simbolismo de esta diosa viene en la forma de lo que se denomina una Rueda de Cumplimiento del Deseo. La Tara Verde es un símbolo más activo, puesto que representa el desarrollo impulsado para poder la iluminación. Desde luego, es imposible tener iluminación sin compasión o un estado de tranquilidad. Entonces, usted podría tener en cuenta los dos métodos de la diosa a ser diferentes caras de la misma moneda. Esta es una manera de dualidad y universalismo que está en diferentes conceptos y prácticas de la teoría, costumbre y estudio budistas. Van a tener partes de un todo que ocasionalmente se fusionarán para contribuir a hacer el ser ocasionalmente iluminado. El verde, en el budismo tibetano, es considerado el color que tiene dentro todos los otros colores, por lo cual esta noción de fusión universal es lógica. Además hay más dualidad que se encuentra en los dibujos de la Tara Verde y la Tara Blanca. La Tara Blanca es frecuentemente presentada como una figura materna de más grande edad, en tanto que la Tara Verde es frecuentemente presentada como una mujer joven. Algunos dijeron que esto representa la dinámica madre-hija de la misma diosa. Las imágenes maternas además tienen la posibilidad de nombrarse más divinas que las imágenes hijas, que se piensan más terrenales y se centran en el trato directo con los humanos, y en la salvación. De nuevo, esto es una copia del simbolismo salvador. Por otro lado, además podrías ver hacia estas dos maneras de la Diosa Tara para ser considerada además como otra forma del Yin y del Yang. Oséa, es imposible tener una hija sin madre, por eso es imposible tener la Tara Verde sin la Tara Blanca. Esto inferiría que hay una dualidad entre los dos de

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *