San Miguel de Arcangel

La hazaña de la Fotia-Dejar que tu luz brille sin importar los resultados

Como una localidad construida en la ladera de un monte, somos como una foto que brilla en la oscuridad. Y nosotros resplandecimos dentro de cada casa de aquella localidad, colocados en lo prominente de un candelero para que todos logren ver.como el Cuerpo de Cristo nos encontramos premeditados a ser consumidos. Se piensa que somos devorados como red social. Es nuestra gloria y nuestro honor perecer mientras se consume, alimentando al que nos come. Mientras vivimos nuestra vida corporativa, nutrimos al que nos consume con novedosa vida. Y debemos hacernos atractivos a este y a todos los otros para que quieran consumirnos. Cuando somos comidos ofrecemos a esos que nos comen todas nuestras bendiciones y Vida. Los nutrimos y los edificamos aunque sólo seamos pan por un día. Por eso somos atractivos y desean bastante más de nosotros. Por eso se nos llama sal de la tierra. Nos encontramos sellados como la tierra y añadimos un gusto interesante al Pan y al Cuerpo de Cristo. Hacemos que la multitud desee saborearnos y comer más, comer día tras días. Si perdíamos nuestro gusto, seríamos expulsados y pisoteados bajo los pies de la multitud. Esto sería lo malo que podría pasar. Este sería nuestro fin. No pertenecemos a los pies de la gente, sino a los pies de Jesús. Cuando somos consumidos como el Pan y Cuerpo de Cristo no somos vencidos. Más bien ofrecemos de nuestro Cuerpo corporativo, dando nuestra Vida corporativa de la misma forma que hemos muerto por día como individuos. Por eso nutrimos a los que nos comen, muriendo para proporcionarles una exclusiva Vida, de esta forma como Jesús murió para ofrecernos una exclusiva Vida. Por eso nos encontramos sellados como un cuerpo corporativo además, para que tengamos la posibilidad nutrir y edificar a cada sujeto que nos agrade. Además nos llaman la luz de todo el mundo. Una localidad en la ladera de una montaña no puede ser cubierta de tinieblas. Todo el planeta arriba y abajo puede ver sus luces. Es así además en cada casa de esa localidad. Nadie prende una lámpara y la oculta debajo de una canasta. En lugar de eso, levantan la lámpara en prominente y la colocan sobre un candelero para que logre ofrecer luz a todos en la vivienda. Por eso nuestras luces brillan frente la multitud. Cuando la multitud ve nuestras luces brillar, reconocen a nuestro Padre en el Cielo. Esto es por lo cual brillamos. Deseamos que la multitud reconozca a Dios cuando nos vean. Da igual si le creen o se le oponen. Ellos sencillamente tienen que reconocerle. La causa por la que no ubicamos la lámpara bajo una canasta de celosía es que es la medida de la cosecha. La cosecha es cuánta gente cree en nuestra lección y se sella. Si nos preocupáramos sólo de tales resultados de enviar el mensaje, esconderíamos nuestras luces bajo la medida. Nosotros no hacemos esto. Sin importar lo pocos o varios que nos creen, continuamos mandando nuestro mensaje y brillando nuestra luz. Somos la luz de la región sobre la ladera de la montaña. Somos la fótia que resplandece en la oscuridad para que todos logren ver la localidad. Y en cada casa individual somos colocados en lo prominente del candelero para que toda la vivienda sea iluminada.como la foto resplandece brillantemente en cada casa no nos encontramos escondidos bajo una canasta de bushel de medida de la cosecha. No obstante, pocos o varios nos creen que continuaremos brillando nuestra luz hasta que nos unamos al Padre, Hijo, Espíritu Santo y santos en el Cielo. Biografía del autor: Y en este momento Jason quisiera invitarte a recibir tu reporte GRATUITO ¿Estás cometiendo estos fallos como católico? en www.sealsecrets.com y “Get God’ s’ Seal of Approval’ and Get the Victory Over Evil” en www.sealofthesoul.com Jason Witt

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *