San Miguel de Arcangel

Iglesia de la Esperanza

¡Tengo un sueño! Martin Luther King, Jr. ha dicho estas poderosísimas expresiones que movieron a la iglesia de las bancas a las calles de Washington para que la gente afroamericana pudiera tener el derecho a ser libre. Quiero llevar a cabo esto otra vez y, estoy llamando a la iglesia a abrir sus ojos para ver el padecimiento que está ocurriendo a su alrededor en las viviendas de varios de sus vecinos y, aun hermanos y hermanas en el Señor. Por eso, aquí está mi súplica y, ¡mi sueño! Tengo el sueño de que, un día, nadie, hombre, mujer, pequeño o adulto mayor habitante de los USA va a tener que ser golpeado o abusado sexualmente en su lugar de vida otra vez. Tengo el sueño de que un día la iglesia de Jesucristo, que está llamada a sanar a los quebrantados de corazón, a devolver la visión a los ciegos, a predicar la buena novedosa a los pobres, a dejar en libertad a los cautivos y a los heridos, encuentre el valor para proteger a los oprimidos y rescatarlos de la maldad que los quiere eliminar. Tengo el sueño de que ningún otro pequeño más va a ser abusado sexualmente por un familiar o alguien en quien tienen fé porque el pueblo de Dios pensó que tal maldad no es aceptable y no va a ser soportada en su iglesia, en sus vecindarios ni en sus propios hogares. ¡Tengo un sueño! Tengo el sueño de que ninguna otra persona va a ser golpeada o abusada emocionalmente por nadie bajo ninguna situación, pero todos sabrán que son amados y valorados a los ojos del Señor! ¡Tengo un sueño! Tengo el sueño de que un día la iglesia comience a amar al Señor con todo su corazón, cabeza, alma y fuerza y a amar al prójimo como a sí mismos para que la independencia del miedo y el mal sea eliminada. ¡Tengo un sueño! Tengo el sueño de que una Iglesia de la Promesa nacerá para reconstruir la fe, volver a poner la seguridad y actualizar la promesa en Jesucristo luego de un trauma y una crisis. La Iglesia de la Promesa va a estar llena de personas valientes y compasivas que están dispuestas a abrazar a los abusados, usados, dejados, dejados, descuidados, rechazados, perseguidos, y a padecer mal, y procurar que sepan que son conformados por un Dios amoroso y que tienen un Padre amoroso que quiere sanar sus corazones rotos y vendar sus lesiones y volver a poner sus sueños. Este es mi sueño y, me responsabilizo a llevar a cabo todo lo que logre para que esto ocurra como Martin. Entonces, el abusado puede decir, como logró Martin Luther King, Jr.: libre por fin, libre al fin, por medio de Dios Todopoderoso, ¡por fin soy libre! ¡Amén y Amén! Biografía del autor: Mi nombre es Biancia Tate y resido en Lynchburg, Virginia. Estoy casado con John Tate, que es un sobreviviente traumático de una lesión cerebral. Tengo un encabezado de Asociado en Servicios Humanos, una Licenciatura en Trabajo Popular y una Profesionalidad en Consejería Bíblica. Además soy un Experto Certificado en Servicios de Trauma y soy el principal creador de The Hope Network. Nuestra tarea es proveer acompañamiento educativo, promesa y sanación a los sobrevivientes de traumatismos y/o crisis. Reconstruimos la fe, restauramos la seguridad y renovamos la promesa en Jesucristo luego de traumatismos y/o crisis.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *