San Miguel de Arcangel

El significado de la vida, la gran imagen

El cuadro general de la vida; ¿por qué están los humanos aquí en la tierra? Esta es, desde luego, mi punto de vista fundamentada en mi propio sentido habitual. Hubo millones de millones de humanos en la tierra. Hubo trillones de billones de billones de maneras de vida en la tierra. Hubo centenares de billones de billones de billones de maneras de vida microscópicas en la Tierra. ¿Cada una de estas maneras de vida surgió independientemente del mar de la construcción en diferentes y al azar tiempos? ¿Son todas estas maneras de vida independientes de todas las otras maneras de vida sin ninguna conexión entre ellas? El sentido habitual me dice que es ilógico que tanta vida brotó en este planeta de diferentes fuentes de vida, de un espacio de origen diferente, sin tener ninguna conexión entre sí o la misma fuerza escencial. En el inicio había Dios, nos dicen. Independientemente de donde nació esa cita, tiene sentido para mí. Había algo al inicio, poseía que haber algo. Sea lo que fuere, tenemos la posibilidad de llamar a Dios. Quién sabe precisamente lo que este Dios era, en qué forma se encontraba, pero por lo menos puedo comprender que lo que fuera, era. Era todo y la exclusiva cosa. Todo lo demás vino de este inicio, de este Dios, de esta fuerza escencial. Mientras este Dios empezó a extenderse, a hacer, los mundos físicos nacieron entre un posible incontable número de mundos extraños. Dios desarrolló el mundo real, pero no poseía forma de comprometerse con él, en lo personal. Por eso las maneras de vida físicas fueron construídas, las maneras de vida habitadas por partes de Dios, partes que nacieron por una división de Dios mismo. Estos espíritus o almas son extensiones de Dios, una micro parte del macro mundo. Cuando estos espíritus, maneras de vida y criaturas entran en los cuerpos físicos de estas producciones físicas, toda la memoria de la fuente es por un tiempo olvidada. Al menos en este momento es por los humanos; en parte gracias a la sociedad y sus enseñanzas, en parte gracias a la herencia del ADN de los padres y abuelos, etc. Más allá de que esta memoria se olvida, no es inaccesible si uno se aplica a sí mismo a la memoria. Dios quiere expandir su ser, aquí en la tierra y en todos los otros mundos que creó, que por extensión ayudamos a hacer. Cada vida, cada generación crece, aunque sólo un poco. Bajamos aquí en forma física para estar al límite de la construcción, para Dios. En la escala de tiempo de la eternidad, una vida no es no un nanosegundo en la escala de la eternidad. Cuando hemos terminado nuestra vida regresamos a casa donde tenemos la posibilidad de examinar las cosas que aprendimos aquí en la tierra desde el contraste que sólo existe aquí. Nuestro tiempo aquí nos llena de nuevos deseos e intereses que sólo tienen la posibilidad de nacer del contraste aquí. En el otro lado, que es nuestro lugar de vida natural, no poseemos contraste ahí, sólo lo que es; Dios. Y Dios no divide ni divide como la naturaleza humana nos tiene realizando. En el otro lado no hay Ardiente y Frío, ni Hambre o contienda. Sólo existe IS. El contraste que vivimos aquí por el corto instante de nuestra vida nos llena de renovaciones al regresar a casa, para examinar nuevos horizontes. Ocasionalmente deseamos regresar de nuevo al límite de la construcción para formar parte de nuevo en este espectacular mundo de contraste, y lo hacemos. Ocasionalmente, este desarrollo va a traer el cielo a la tierra mientras la propagación sigue en pié trayendo los mismos principios del cielo a la tierra. Es sólo un desarrollo en el que todos formamos parte de buena gana y con entusiasmo. Sospecho que la moraleja de la historia es que debemos estudiar a hacer aquí en la tierra como lo hacemos cuando volvemos al cielo? Biografía del autor: Creador, inventor, astrólogo, maestro metafísico www.trimmerassist.net/the_meaning_of_life_es

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *