San Miguel de Arcangel

Aplastar sus sentidos para tener éxito espiritualmente

Se requiere una medida de fe para rezar… Quiero decir, no estarías orando al Señor si verdaderamente no creyeras que Él está ahí, que oye, y que es con la capacidad de ofrecerte la respuesta que buscas, ¿verdad? Por eso en este momento requerimos crear sobre esa medida de fe leyendo y aprendiendo la Palabra. La causa para crear y hacer mas fuerte nuestra fe es para que tengamos la posibilidad aferrarnos a ella, porque si no nos aferramos a ella, se debilitará y va a desaparecer. La mayor parte de la multitud se proporciona cuenta que sostener nuestra fe es la parte complicado, pero de forma simultanea, esto es lo que hace a la fe fe. Si lo que oramos por lo cual siempre ocurrió instantáneamente, se requeriría poca fe, sólo la chiquita y débil medida de fe con la que todos comenzamos. (Hebreos 11:6) La fe verídica, substancial y emocionante de la montaña viene al escuchar la Palabra de Dios (el texto de la Biblia) repetida y regularmente. A nuestra audiencia se puede entrar desde adentro a través de la lectura discreta de la Palabra, o se puede escuchar externamente, asi sea que leamos la Palabra en voz alta nosotros o la escuchemos siendo leída por otro. Sencillamente no alcanza con escuchar los testimonios de otros que han aplicado la fe con triunfo. ¡No! Escuchar la Palabra del Señor es la exclusiva forma en que alguno en cualquier sitio puede hacer mas fuerte su propia fe. Además es sencillamente no es bastante escuchar la Palabra y después intentar aferrarnos a nuestra fe por pura determinación sin aplastar nuestros sentimientos físicos. Al inicio, requerimos percatarnos de que, rápidamente al rezar, la cosa por la que oramos es construída (o sucede) instantáneamente en la extensión espiritual, aunque no sentimos otra cosa, no la observamos, no la oímos, no la olfateamos y no la probamos. Eso es porque nuestros sentidos están limitados por la extensión física. Pero los sentimientos son ajenos a la fe. Jamás sentimos fe. Sencillamente llegamos a creer-saber-sabemos-realicemos que el objeto de nuestra oración ya tuvo lugar en otra extensión, y entonces empezamos a alabar y ofrecer debido al Señor por haberlo hecho. Y continuamos realizando esto hasta que observamos la manifestación física. Intentar operar en la fe y medir los resultados de la oración con nuestros sentidos físicos es como intentar solucionar un inconveniente matemático utilizando la intuición. Debemos utilizar las utilidades correctas a algún inconveniente dado. La utilidad errónea, inclusive aplicada de manera correcta, no va a producir nada; tampoco la utilidad precisa aplicada de forma errónea. El punto donde lo espiritual toca los sentimientos físicos es cuando sientes la Presencia del Señor, el punto en que las lágrimas (agua viva) fluyen, y la Gloria baja. Biografía de la autora: La autora pasó sus primeros años en el tema jurídico y los últimos 23 años en la administración de la propiedad. Fué una ávida estudiante de la Biblia desde 1987 y se transformó en editora online en 2001. Sigue publicando su revista quincenal,’ elf Expressions Ezine’, una recopilación de consejos positivos, recomendaciones y consejos ofrecidos con humor, inspiración y otras cosas para cualquier persona que esté inclinado a leer. El énfasis de estos días está en los puntos más finos del cristianismo. Además se proponen servicios de orientación, tutoría, inspiración, enseñanzas de inglés, edición y rectificación de contenidos escritos para hombres de negocios y comerciantes online. Suscríbase si lo quiere a elfexpressionsezine.com.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *