San Miguel de Arcangel

Algún milagro del Corán – 4

¿No ven cómo llegamos a la tierra erosionándola en sus extremidades? ¿No ven cómo llegamos a la tierra erosionándola de sus extremidades? La Tierra es bombardeada por protones, electrones y partículas alfa del Sol. Estos vientos solares son lo bastante poderosos como para dividir la atmósfera de la Tierra. No obstante, va a tomar cerca de cinco ocasiones más tiempo que la vida total del Sol a la tasa de hoy de pérdida de materia de la Tierra (máximo 3 kg[6.6 lbs] por segundo) para que la atmósfera se agote. (” Comunicado de Prensa”, Centro Sueco de Física Espacial (IRF), 9 de marzo de 2001) Esto se origina por que, debido al poderoso campo magnético compuesto por la magnetosfera en la atmósfera, la Tierra está cuidada hasta cierto punto de esta vigorosa erosión. La falta de iones-oxígeno, helio e hidrógeno-dispersos sobre la cubierta ionosférica de la Tierra en las profundidades del espacio es de dimensiones muchísimo más pequeñas que la vasta cubierta de aire que circunda la Tierra. Sin embargo, la cantidad que se filtra en el espacio es no obstante de un tamaño importante. Por medio de las naves exclusivas de la NASA, los estudiosos obtuvieron pruebas concretas de que las detonaciones de energía en el Sol causan la dispersión del oxígeno y otros gases en el espacio desde la cubierta exterior de la atmósfera terrestre. Los investigadores observaron por primera oportunidad que la Tierra experimenta una pérdida de materia de sus capas ajenas del 24 al 25 de septiembre de 1998. (” El Viento Del sol sopla algo de la Atmósfera de la Tierra al Espacio”, NASA) No obstante, los versículos anteriores además tienen la posibilidad de referirse a la falta de tierra en la Tierra en otro aspecto. Hoy en día, los polos se están derritiendo y el nivel del agua en los océanos está creciendo. La creciente proporción de agua cubre cada vez más tierras. Mientras las ubicaciones costeras están bajo el agua, la extensión de la tierra o la cantidad total de tierra está disminuyendo (Dr. Mazhar U. Kazi, 130 milagros evidentes en el Corán, (Nueva York, EE. UU.: Crescent Publishing House: 1998), 115.) La expresión “erosionándolo de sus extremidades” en los versículos anteriores bien podría estar apuntando a zonas costeras cubiertas por el agua. Un reporte del New York Times sobre este tema dice: A lo largo de el último siglo, la temperatura media de la área del planeta ha incrementado en precisamente 1 nivel Fahrenheit, y la tasa de calentamiento se ha acelerado en el último cuarto de siglo. Esa es una cantidad importante… Investigaciones precesoras de visualizaciones satelitales y submarinas han parecido detallar una inclinación al calentamiento en la zona polar septentrional y plantear la oportunidad de un derretimiento de la cubierta de hielo. Investigadores del Centro de Ciencias Exclusivas Goddard, un centro de exploración de la NASA en Manhattan, compararon datos de submarinos en los años 50 y 60 con visualizaciones de 1990, demostrando que la cubierta de hielo en toda la cuenca del Ártico se ha diluido en un 45 por ciento. Las imágenes satelitales revelaron que la cobertura de hielo se ha achicado de manera significativa en los años anteriores. (John Noble Wilford,”Ages-Old Icecap at North Pole Is Now Liquid, Scientists Find”, New York Times, 19 de agosto de 2000) Los hallazgos hechos hacia finales del siglo XX nos asisten a comprender la inteligencia de Surat ar-Ra’ d 41 y Surat al-Anbiya’ 44. Esta pérdida en las extremidades, como mostró Alá, puede entenderse a la luz de otro hecho científico revelado en el Corán. Visto que la Tierra, que da un giro alrededor de su eje, tenga forma de geoide, es un hecho que ganó aceptación en los últimos siglos. La exploración reveló que el diámetro ecuatorial de la Tierra se amplía bajo el efecto de la fuerza que procede de esta rotación, y que se comprime en sus extremidades, oséa, en los polos. Además, ya que la Tierra está en rotación recurrente, este cambio sigue en pié ocurriendo. De hecho, el concepto “nanqusu” en Surat ar-Ra’ d 41, traducido como “erosión”, muestra que este desarrollo de erosión es continuo. Es la fuerza de gravedad que dió a cuerpos celestes como la Tierra su forma esférica. No obstante, esa forma no es precisamente esférica; aplana

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *